5 agosto, 2016

Investigaciones

Las últimas investigaciones realizadas por el equipo de profesionales del Ente están orientadas básicamente a la acción de las aguas mineromedicinales en distintas patologías. Estudios tales como:

1 – Comportamiento de la tensión arterial en altura de 2083 mts, en Copahue, incidencia de las aguas mineromedicinales en la tensión arterial.
2 – Acción de aguas mineromedicinales en pacientes EPOC.
3 – Observación de pacientes con diagnóstico de psoriasis con tratamientos termales.

TERMALISMO EN DERMATOLOGIA
Dr. Javier Guillermo Ubogui

Desde los orígenes de la Medicina, han tenido utilidad diferentes terapias físicas que aun hoy siguen vigentes, entre ellas se destacan el agua y las variables térmicas.

El concepto de Termalismo implica la utilización de aguas a temperaturas variables y con características naturales, físicas químicas y biológicas que dependen del terreno de origen y del recorrido hasta su zona de emergencia. Estas aguas pueden favorecer el desarrollo de fangos o barros (si el lecho de las fuentes no es absolutamente rocoso), vapores (en caso de altas temperaturas) y diversos organismos vivos como algas (productoras de sustancias biológicamente activas) y bacterias (liberadoras de minerales al medio), entre otros.

Entonces definimos al Termalismo Médico o Terapéutica Mineralomedicinal como una antigua modalidad que utiliza a alguno o varios de los productos provenientes de yacimientos termales o mineralomedicinales (aguas, fangos, vapores o algas), con indicaciones médicas precisas.

Transcurso histórico del Termalismo (terapéutica mineralomedicinal)

1. Fase mitológica: en la antigüedad la terapéutica hidrotermal estaba rodeada de contenidos míticos y sacerdotales. La mitología nos brinda numerosos ejemplos. Minerva aconsejaba a Hércules determinadas aguas para aliviarse de las fatigas que sus trabajos ocasionaban. Priapo concede la curación de la esterilidad a las aguas de Provenza.
2. Fase empírica:
» Herodoto en el ano 450 a. de J.C. estableció ciertos principios fundamentales de la cura balnearia: hablaba de los 21 días de cura (tiempo aun hoy sugerido como óptimo), de la selección de las aguas según las épocas, manera de administrar los baños, etc..
» Hipócrates, padre de la medicina, en su “Tratado sobre Aires, Aguas y Lugares” alude a las aguas minerales, estableciendo ciertas contraindicaciones para su uso.
» Los Romanos, durante 600 año, no conocieron otros remedios terapéuticos que los baños.
3. Fase de observación clínica: se extiende hasta el siglo XVIII. Los árabes en España reedificaron establecimientos termales.
4. Fase de investigación: Se aplican a los estudios de la Hidrología Médica los progresos de las demás ciencias, ampliando los conocimientos sobre las propiedades de las aguas y por consiguiente de nuevas aplicaciones.
5. Fase de experimentación: se profundizan los trabajos de investigación, comprobándose algunos mecanismos de acción de los distintos tipos de aguas y su geografía de origen sobre el organismo.
6. Fase social: actualmente se plantea un máximo aprovechamiento regional de las fuentes termales, integrándola en los diferentes planes de salud.
Paises como Francia, Italia, Alemania, España, Portugal, Israel y del este europeo, aplican las más modernas técnicas cieníficas al estudio de las aguas mineralomedicinales y el resultado ha sido sacar a esta modalidad terapéutica del empirismo y llegar a la implantación del “Termalismo social”. Habiendo comprobado su eficacia, los seguros sociales en estos países facilitan el acceso a las curas balnearias, considerándo que se trata de una opción efectiva y además en muchos casos económicamente beneficiosa. (M. Armijo)

El Termalismo actúa unas veces como curativo, en otras ocasiones se utiliza como método preventivo pero en la mayoría de los casos se trata de una técnica paliativa.

Los productos termales en forma individual, combinados entre sí e integrados o no a su ámbito natural producen:
1. Un efecto natural específico: terapéutico, complementario y mínimamente tóxico.
2. Un efecto sobre el estado general de las personas: que en la mayoría de los casos es favorecedor y placentero.
(ref. libro Termalismo en Galicia…)

Carcterísticas de las aguas mineralomedicinales:

Las aguas mineralomedicinales son , en esencia, mezclas homogéneas de composición diversa, en las que el medio de dispersión es el agua pura y en la que se ionizan los mas diversos electrolitos: ácidos, bases y sales. En relación con esta variada composición química y peculiar equilibrio entre sus componentes se encuentran las diferentes propiedades físico-químicas.
En las aguas mineralomedicinales es de enorme importancia considerar la cantidad total de sus factores mineralizantes (residuo seco) y de las sustancias fijas disueltas. De la mineralización total dependen muchas propiedades (efecto osmótico, densidad, tensión superficial, etc.) pero la mayoría de los efectos sobre el organismo, se relacionan con los componentes que llevan en disolución entre los que figuran cationes como: sodio, calcio, magnesio, potasio, litio, hierro, etc. Y aniones como: cloruro, sulfato, bicarbonato, etc. (Armijo).
El componente biológico (algas y sus productos activos, bacterias liberadoras de minerales al medio, entre otros) no lo presentan todas las aguas y no caracteriza a las mismas sino que le aportan beneficios particulares que hay que reconocer para un mayor aprovechamiento de la fuente. El desarrollo de éste componente biológico depende integralmente de los minerales y temperatura de las aguas pero también de las características climáticas y ambientales, conformándose así el Ecosistema termal.

Clasificación de las aguas mineralomedicinales:

Según la temperatura:
1. Frías: menos de 20 grados.
2. Hipotermales: entre 20 y 30 grados.
3. Mesotermales: 30 y 40 grados.
4. Hipertermales: mas de 40 grados

Según el residuo seco contemplado a 110 ó 180 grados C :
1. Oligominerales: menos de 0,2 gramos/litro
2. Mediominerales: entre 0,2 y 1 g/l.
3. Minerales: mas de 1g/l..

Según la mineralización predominante:
1. Cloruradas
2. Sulfatadas
3. Bicarbonatadas
4. Ferruginosas
5. Radiactivas (alto contenido en Radón} (Armijo).

Según su aplicación: cada Terma es única con un macro y microsistema propio

• Depende del esfuerzo interdisciplinario (químicos, bioquímicos, geólogos, médicos, ambientalistas, etc.) para descifrar sus indicaciones, modos de aplicación, efectos adversos, contraindicaciones, etc.

FANGOS O PELOIDES (del griego “pelos” = fango)

Son productos de mezcla espontánea o artificial, de un agua mineralomedicinal, de mar o de lago salado con un componente sólido resultante de procesos geológicos o biológicos y que se utilizan tópicamente, como agentes terapéuticos en forma de emplastos o baños. Esta modalidad se denomina Fangoterapia o peloterapia.
Un fango esta compuesto por un componente inorgánico variable (silicico, aluminico, cálcicos, cloruros, sulfatos, carbonatos, etc.); el componente orgánico, (que puede estar formado por ácidos húmicos, microflora autótrofa, algas, hongos, líquenes y musgos) y un componente líquido.
Los fangos pueden clasificarse según las características de las fuentes acuíferas en las que se desarrollan o maduran (sulfurosos, ferruginosos, etc.).

Vapores
Se obtienen de las fuentes de aguas hipertermales y se aplican por inhalación o por contacto cutáneo en habitáculos construidos sobre las fuentes y que permiten una sobresaturación de la humedad ambiental.

Algas termófilas
Vegetales inferiores que adquieren la capacidad de desarrollarse a altas temperaturas. Como organismos vivos producen sustancias biológicamente activas que liberan al medio apotando a las aguas propiedades específicas dependiendo del tipo y especie.
En nuestro País existen importantes trabajos de investigación al respecto. El Dr. Juan Accorinti al frente de la Cátedra de fisiología Vegetal de la facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires se ha dedicado al estudio y aislamiento de las diferentes especies de algas termófilas de la Argentina especialmente las de las termas de la Provincia del Neuquén. También ha podido aislar algunos de los componentes activos de las mismas con efectos: antimicrobianos, antiinflamatorios y estimulantes de la cicatrización entre otros. (citas)
Propiedades y usos terapéuticos generales de los productos termales o Mineralomedicinales

ACCIONES Y PROPIEDADES: antiinflamatoria, miorrelajante, antiséptica, exfoliante, astringente, modulador de la queratinización, estimulante de la cicatrzación.

USOS TERAPEUTICOS: antiestrés, descontracturante, afecciones reumatológicas crónicas (artrosis, tendinitis,etc.), afecciones respiratorias crónicas (rinitis, bronquitis), afecciones dermatológicas ( psoriasis, Eccemas, úlceras, infecciones cutáneas)
Vías de administración

1. De agua:
» inmersión a 35- 36ºC. de 15 á 20 minutos. En fuente externa o en bañeras individuales cubiertas, dependiendo del clima exterior.
» Duchas: a presión, adosando un efecto masaje.
» Bebibles: existen aguas mineralizadas con características de potabilidad a las que se les adjudican diversos efectos (colagogas, coleréticas, normalizadoras de la glucemia, ac. úrico, colesterol, etc.).
» Aerosoles: para su uso cosmético se han envasado diferentes aguas termales del mundo.

2. De fango o algas:
» aplicación tópica del producto a 35-36ºC. cubriendo con un nylon para mantener la humedad y retrasar el secado, de tal manera las áreas afectadas permanezcan en contacto, en su estado natural, por lo menos 15 a 20 minutos. El enjuague final se realiza preferentemente con agua termal.
» Nosotros hemos implementado en algunos casos el método oclusivo ambulatorio para mantener a la lesión en contacto con el fango o las algas húmedas por períodos prolongados de hasta 2 á 5 horas.
» Máscaras: para uso cosmético o como complemento en afecciones con compromiso facial (Dermatitis seborreica, Psoriasis, etc.)
3. De vapor:
» En cabinas a saturación ambiental y a temperaturas variables.
» Inhalación simple o con nebulizador.

Uso de los productos termales o mineralomedicinales en Dermatología

Según nuestra experiencia, se pueden obtener importantes beneficios en el tratamiento de la Psoriasis, eccemas, Acné, eccemátides, Rosácea, piodermitis, dermatoficias (infección por hongos) y en la curacián de heridas.
En casos aislados hemos observado mejorías o alivios en casos de Ictiosis vulgar, pruritos inespecíficos, Enfermedad de Dhuring, ectoparasitosis, Epidermolisis ampollar, entre otras, sin pretender por ello proponer este tratamiento hasta no contar con mejores evidencias.

Si bien la bibliogarfía mundial al respecto no es muy numerosa, se destacan las experiencias en el Mar Muerto, termas de Alemania, Italia, Francia y Japón.

En nuestro País existen más de 400 yacimientos termo-minerales con posibilidad de desarrollo.

Nuestros primeros registros sobre el Termalismo como responsable de efectos beneficiosos en Dermatología fueron impuestos por la realidad de pacientes que con afecciones crónicas y sin la intervención de un profesional, vencían nuestro escepticismo, con mejorías evidentes al regresar de breves estadías en centros termominerales de la Argentina.
Los relatos de los Drs. Gregorio Alvarez , felix Gunche y Manuel Castillo, conforman los primeros registros médicos de los tratamientos dermatológicos realizados en las Termas de Copahue.

Nuestras observaciones fueron publicadas en medios científicos nacionales e internacionales y presentadas en eventos Dermatológicos en el País y en el exterior. Describimos los resultados luego de estadías programadas en Copahue en pacientes con Psoriasis, encontrando respuestas que nos alientan a proponer a la Terapéutica termal como un complemento válido para el tratamiento de la Psoriasis.

La Sociedad Argentina de Dermatología también propone a la Balneoterapia como un complemento a las terapias habituales en los pacientes con Psoriasis.

La Sociedad Argentina de Dermatología también se encuentra Representada en la Comisión de Normativas para el Termalismo del Ministerio de Salud de la nación.
Respecto a los mecanismos de acción de esta modalidad terapeutica se plantea diferenciar entre los propios de los productos utilizados en Copahue (microecositema) y los aportados por el ámbito natural característico de cada región que incluyen el clima, la altitud, incidencia de U.V. la geografía etc. que nosotros denominamos macroecosistema. La integración terapeutica del micro y macro-ecosistema conforman el concepto de Climatoterapia.
La presencia de diferentes minerales y oligoelementos y la combinación entre ellos, aportan en el caso de las aguas y fangos azufradas como las de Copahue, propiedades queratolitica, antimicrobiana, y antiinflamatoria/ inmunomoduladora. La presencia de diferentes variedades de algas teremofilas, enriquece a las aguas por la liberación al medio de sus productos activos, antimicrobianos, estimulantes de la cicatrización como los alginatos de calcio y algunos esteroides, entre otros.(6, 7 ).
Las algas termofilas de Copahue han sido estudiadas en la Cátedra de Fisiología Vegetal de la Uuiversidad de Buenos Aires, la misma Cátedra ha realizado estudios sobre los efectos antimicrobianos del agua de volcán que corroboran los resultados referidos en este trabajo.(8, 9 ). Si consideramos el rol de los microorganismos en la Psoriasis estos datos tendrían un gran valor tanto por su acción sobre la microflora cutánea como sobre eventuales focos de contaminación en vías aéreas superiores mediante la inhalación de vapores.(10 )
Un trabajo que utiliza agua termal azufrada de Pescara (Italia) refiere un efecto in vitro y dosis dependiente antiproliferativo de linfocitos T y la inhibición de la liberación de IL 2, postulando que al contacto con un epitelio produciría un efecto antiinflamatorio en afecciones inmunomediadas.(11)

Las enfermedades dermatológicas crónicas, requieren permanentemente de la creatividad del medico tratante para ofrecerle al paciente las mayores posibilidades de obtener una calidad de vida normal, minimizando los riesgos de toxicidad de los tratamientos.

Creemos conveniente insistir en el estudio de modalidades terapéuticas naturales, no tóxicas y que en muchos casos agregan el beneficio de ser placenteras.

La Provincia del Neuquén cuenta con un recurso natural que se sostiene en una tradición centenaria de pacientes que reinciden en su viaje en búsqueda de los beneficios experimentados. Es por ello que asumimos el compromiso de avanzar en la búsqueda de documentación científica que nos permita incorporar al Termalismo en Copahue al arsenal terapéutico médico tradicional con una valorización adecuada.

Proponemos la confección de Fichas de seguimiento de datos clínicos para todos los pacientes que consulten al Sector de Dermatología de las Termas de Copahue. De esta manera podremos conocer el perfil de los visitantes y los motivos de su concurrencia a las termas. Además se plantea la implementación de una ficha para incorporar los datos de los pacientes con Psoriasis donde además de los datos clínicos generales se implementa el método PASI (de evaluación de área , eritema, grosor y descamación) para la evaluación comparative de resultados.
. El PASI es un método internacionalmente aceptado como válido para la comparación de datos terapéuticos en la Psoriasis.

La evaluación se complementará con fotos

La confección de las fichas, las bases de datos y la evaluación estadística se hara con la colaboración del Centro de Estudios Epidemiológicos de la Academia Nacional de Medicina

Bibliografía

• Ubogui J. Ficoseco H. Ulceras por decúbito e hidroterapia en las Termas de Copahue. Arch. Arg. Dermatol. 1990;40:393-399
• Ubogui J. Rodriguez Lupo L. Ficoseco H. Sevinsky L. Kien K. Stengel F. Terapéutica no convencional de la Psoriasis en las termas de Copahue (Neuquén Argentina) experiencia prelimina. Arch. Arg. Dermatol 1991; 41:25-39
• Abels D. Byron J. Psoriasis treatment at the Dead Sea a natural select ultraviolet therapy J Am Acad Dermatol 1985; 12:639-643
• Alvarez G. Contribución al estudio de las termas de Copahue (Neuquén) en sus aplicaciones dermatológicas Bol Asoc Med Argent 1938;4: 222
• Accorinti J. Squadrone M. Wenzel M. Perez A. Valoración de las propiedades antimicrobianas del agua del volcán Copahue Neuquén Argentina) Arch. Arg. Dermatol 1991;41: 229-237
• Valitutti S. Castellino F. Musiano P. Effect of sulfurous (thermal) water on T lymphocyte proliferative response. Ann Allergy 1990;65: 463-467
• Ubogui J. Stengel F. Kien M. Sevinsky L. Rodriguez Lupo L. Thermalism in Argentina- alternative or complementary dermatologic therapy. Arch dermatol. 1998; 134:1411-1412